Indicaciones de mantenimiento

Puesta en marcha

A un reloj manual se le debe dar cuerda hasta que oponga una resistencia perceptible. Un reloj automático funciona, naturalmente, de forma automática. Cuando el reloj ha estado largo tiempo en desuso se debe poner en marcha como si fuera un reloj manual. Para ello se debe utilizar la corona (por norma general se deben dar 40 vueltas). No se deben hacer movimientos hacia adelante y hacia atrás con la corona, sino solamente hacia adelante!

Ajuste de hora y fecha

Por favor, evite usar la configuración rápida de la fecha entre las 21:00 y las 3:00. El mecanismo de ajuste de la fecha está fijado durante este tiempo y con ello se podría dañar el objeto. Por favor, evite también retrasar las agujas sobre las 24:00.

Conservación

Si quiere dejar de utilizar su reloj durante un periodo largo de tiempo guárdelo en un lugar seco y fuera de la radiación solar directa. Evite en cualquier caso los efectos del calor, ya sea por el sol o por una sauna. El aceite de alta calidad en los puntos de apoyo puede cambiar sus propiedades químicas en consecuencia del calor y, por lo tanto, las cualidades lubricantes disminuyen, por lo cual la precisión y la autonomía se ven deterioradas.

Precisión

Por norma general, un reloj de cuarzo siempre es más preciso que un reloj mecánico. El reloj mecánico funciona por agitación. Éste vibra en una frecuencia concreta, que oscila entre 18000 A/hy 32000 A/h.Hasta un reloj perfectamente regulado puede ser impreciso. La razón de eso son las influencias físicas, como por ejemplo la temperatura o como lo lleva del dueño. Para regular un reloj perfectamente se debería adaptar al uso del propietario, ya que la temperatura y la atracción de la Tierra son suficientes para causar problemas a la hora de hacerlo vibrar más rápido o despacio. La precisión de su reloj mecánico puede ser influenciada, hasta cierto punto (+/- 3 segundos), por usted mismo. Si se quita el reloj por la noche lo puede dejar en varias posiciones. Si la corona queda arriba el reloj irá más despacio. Si la esfera queda boca abajo o boca arriba el reloj irá más rápido.

Precaución ante las influencias mecánicas fuertes

Algunas investigaciones demuestran que los golpes repetidos en dirección vertical a largo plazo pueden dañar los pequeños engranajes, cojinetes y muelles. Esta sobrecarga se produce, por ejemplo, con la bicicleta de montaña, el squash o el tenis, y también con todos aquellos tipos de deporte en los que la muñeca está constantemente expuesta a choques o a movimientos bruscos.

Servicio y reparación

La mayoría de fabricantes de relojes recomiendan una revisión del reloj cada 3-5 años. Nosotros defendemos otra opinión: una revisión cuesta mucho dinero y solo se debería llevar a cabo cuando el reloj presentara una fuerte anomalía no regulada, como por ejemplo cuando empieza a adelantarse o a retrasarse mucho o cuando su autonomía se reduce considerablemente. En nuestros servicios se limpia el reloj, se lubrica y las piezas desgastadas se reemplazan. Hay relojes que funcionan hasta 20 años sin ninguna revisión. Además, los fabricantes recomiendan que, antes de llevar el reloj a un joyero lo manden directamente al proveedor. Nosotros recomendamos no llevarlo a un joyero sino directamente a un maestro relojero. La mayoría de relojes los puedereparar a un precio mucho más económico. Los precios del fabricante suelen ser muchísimo más caros.

Resistencia al agua

Si el reloj ha superado las pruebas de resistencia al agua, entonces se aplica esta cualidad en el momento de la categorización. Según el DIN 8310 la resistencia al agua no es una cualidad permanente ya que sucumbe a las huellas existentes del envejecimiento natural y del desgaste. Después de un desgaste muy intenso, por ejemplo. En el caso de que el reloj se haya expuesto a impactos o cambios bruscos de temperatura debe revisarse su nivel de resistencia al agua. Antes del contacto con el agua el reloj debe ser puesto a prueba por un relojero. Para poder lavarse las manos o meterse en la ducha con el reloj en el brazo, éste debe tener una resistencia de, por lo menos, 3 ATM (30m.). Al nadar el agua no es el problema en si, sino los cambios de presión al sumergir el brazo y el consecuente golpe del agua. También debería usted estar atento a que la corona esté cerrada y bien atornillada.

  • La resistencia al agua no es una cualidad permanente: usted debería comprobarla cada año y ante presiones especiales ya que los elementos de protección disminuyen su función con el uso diario.
  • Para garantizar la resistencia al agua en condiciones especiales existen diseños especiales con sellos integrados. Estos están sujetos a un proceso natural de envejecimiento. Se ven deteriorados por el agua marina, el sudor, las altas temperaturas y los ácidos.
  • Las carcasas de los relojes se componen precisamente de múltiples materiales que pueden tener diferentes coeficientes de expansión con las variaciones de temperatura.
  • Las carcasas que sean resistentes al sudor, las gotas de agua y la lluvia, entre otros, son reconocidas como “resistentes al agua” (“water-resistant”). Para ello deben soportar ser sumergidas más de 30 minutos sin ninguna filtración bajo un metro de agua. Estos relojes son adecuados para un uso diario normal y no deben ser usados bajo condiciones en que la presión y la temperatura del agua varíen considerablemente.
  • En la indicación adicional de la presión, como por ejemplo “3 bar” se intensifican las condiciones de la prueba de resistencia. La indicación de presión “3 bar” no debe confundirse con la profundidad de inmersión, sino que es la definición de la presión ejercida en la prueba. Una presión de prueba de “3 bar” equivale a unos 30 metros de inmersión.
  • Al nadar o al saltar al agua puede originarse repentinamente una mayor presión sobre los elementos de sellado así como en la presión de prueba garantizada. Los relojes se ven especialmente amenazados cuando se toma mucho el sol y después se salta al agua, ya que la presión del choque, unida a la bajada de presión a causa del enfriamiento, pueden causar daños al reloj fácilmente. Un reloj que se utilice para la natación y el buceo debe ser manipulado y almacenado con mucho cuidado durante el tiempo que esté en desuso y se debería revisar anualmente su resistencia al agua en alguna tienda especializada.
  • Al llevar el reloj, la corona debe estar siempre bien presionada o, en el caso de una corona atornillada, debe estar muy bien atornillada. Por favor, comprueben eso antes de cada contacto con el agua!
  • Y otra advertencia importante o, más bien, un error que cometen a menudo aquellos dueños orgullosos de sus relojes de pulsera resistentes al agua: NUNCA active los botones de configuración de un reloj de pulsera bajo el agua. Da igual cuál sea su nivel de resistencia.
  • El DIN 8310 pone los criterios de diseño y prueba de presión que los relojes nuevos deben cumplir. La resistencia se señaliza con la medida “bar” en el suelo de la carcasa.